fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

Ventajas de caminar a diario

Durante el confinamiento, salir a pasear y a tomar el aire se ha convertido en una necesidad extrema. Hemos puesto en valor las ventajas de caminar a diario, en contraposición a una vida sedentaria, y hemos experimentado con más intensidad que nunca el bienestar que reporta. Sin embargo, son multitud los beneficios que esta actividad tiene sobre nuestro cuerpo y mente. Te citamos algunos de los más importantes y te recordamos la importancia de permanecer activos. ¡Toma nota!

Tras relajar las medidas de confinamiento por Covid-19 y empezar las fases de desescalada, muchas personas han sentido la necesidad de salir a caminar a diario dentro del horario establecido. Y es que si sabemos que caminar es bueno para la salud, con los últimos acontecimientos hemos podido comprobarlo de primera mano. Nada como salir a tomar aire fresco, activar el cuerpo y disfrutar de todo aquello que nos rodea. Pero los beneficios de caminar a diario van más allá de esa notoria e importantísima sensación de bienestar.

Ventajas de caminar a diario

A nivel físico:

Tonifica la musculatura de manera general, especialmente las piernas, glúteos y abdomen.

Favorece la concentración, conserva la memoria y reduce el riesgo de sufrir enfermedades neuronales.

Fortalece los huesos y protege las articulaciones siendo, a diferencia de correr, una actividad de bajo impacto.

Reduce la presión arterial y promueve una óptima salud cardiovascular, minimizando así el riesgo de infarto y otras enfermedades asociadas.

En cuanto más ligero sea el ritmo, más calorías se queman, por lo que promueve la pérdida de peso y el mantenimiento del peso adecuado.

Refuerza el sistema inmune, protegiendo al organismo ante posibles virus o infecciones.

Reduce el azúcar por lo que disminuye el riesgo de diabetes. Unos minutos de caminata tras cada comida puede ser beneficioso en este sentido.

Ayuda a equilibrar los niveles de colesterol en sangre.

Salir a caminar con la luz solar ayuda a obtener vitamina D. Es conveniente exponerse unos minutos a primera hora de la mañana o última de la tarde, en momentos de menor intensidad. No obstante, más allá de estos minutos, la protección solar es fundamental e imprescindible.

Combate el sedentarismo, tan perjudicial para nuestra salud.

Ayuda a reducir la celulitis y la piel de naranja.

Favorece la circulación sanguínea, disminuyendo la sensación de piernas pesadas y combatiendo la aparición de varices y otras enfermedades asociadas.

A nivel mental:

Favorece un buen estado de ánimo.

Aporta una gran sensación de bienestar posterior.

Reduce el estrés y la tensión acumulada.

Puede minimizar los síntomas asociados a la ansiedad o la depresión.

Promueve un posterior descanso de calidad.

En el momento de la actividad pueden aumentar las ideas creativas.

Transforma pensamientos negativos en positivos y más esperanzadores.

Dota de una mayor seguridad y confianza en uno mismo.

Mejora la autoestima al formar parte de un estilo de vida saludable.

Induce a la mejora de otros hábitos beneficiosos como una buena alimentación.