Envios en 24-48 horas gratis a partir de 25 euros

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

Mostrando todos los resultados 24

PROTEÍNAS AMIX

Cuando vamos al gimnasio por primera vez no paramos de oír hablar de las proteínas, de los suplementos, de batidos, de barritas con más o menos proteína, etc.   En estos centros se habla mucho de las proteínas, pero en realidad pocas personas saben bien qué son las proteínas, para qué sirven, cómo ayudan en la musculación y cuándo hay que tomarlas, algo que vamos a aclarar a continuación.  

Qué es la proteína y para qué sirve

  Podemos decir que nuestro cuerpo está formado por proteínas, que a su vez están creadas por aminoácidos, que es otra palabra que también se oye mucho en los gimnasios y de hecho se venden en forma de suplementos que toman los deportistas que hacen musculación.   Esos aminoácidos son los que forman las proteínas y se calcula que cada una de ellas tiene al menos 300. A su vez, las proteínas son las encargadas de “construir todos nuestros tejidos”, como los músculos.   Por eso, las proteínas son imprescindibles para la reparación de los músculos, que es algo que nos interesa cuando vamos al gimnasio, pues levantar pesas provoca pequeñas roturas de las fibras musculares que las proteínas se encargan de reparar.   La ingesta de proteína es esencial en algunos momentos de la vida como el crecimiento, en el que entre otras cosas se desarrollan los músculos, de forma que creemos que ya podemos ir viendo la importancia que tienen si queremos que nuestra musculatura crezca y que el trabajo en el gimnasio sea efectivo.   Hay una cantidad de proteína recomendada por los especialistas que se puede adquirir mediante la alimentación, ya sea comiendo alimentos ricos en proteínas de origen animal o vegetal, pero cuando hacemos deporte anaeróbico la cantidad que necesitamos es alta, lo que hace más difícil obtenerla a través de la alimentación.  

¿Cuándo sé que necesito suplementos de proteína?

  Otra situación se da cuando hacemos deporte y queremos ganar masa muscular, como ocurre cuando vamos al gimnasio. En este caso es más que probable que la cantidad de proteínas que nuestro cuerpo asimila a través de los alimentos no sea suficiente, lo que se traducirá en que nuestra masa muscular no va a crecer o lo va a hacer más despacio.   El músculo necesita alimento y se lo vamos a dar con un suplemento de proteínas, de los cuales encontramos muchos tipos en el mercado y de todo tipo de tamaños, para elegir el que más se adapte a nuestras necesidades.   A modo de resumen, podemos decir que si queremos obtener hipertrofia muscular vamos a necesitar un suplemento de proteínas, los famosos batidos que muchos toman en el gimnasio.           

Tipos de suplementos proteicos

  Podemos encontrar varios tipos de proteínas, que pueden tener origen animal o vegetal, y poseen valores biológicos distintos. Cada tipo tiene un objetivo distinto, por lo que habrá que elegir una u otra en función de lo que queramos conseguir.  

Proteína aislada de suero de leche

  De entre todos los suplementos de proteínas del mercado, las aisladas de suero de leche son las que poseen un mayor valor biológico y las que mejor se asimilan.   De la leche se extrae, entre otras proteínas, el suero y la caseína. Esta proteína previene la destrucción del músculo, por lo que es muy apreciada a la hora de entrenar.   Estos suplementos contienen un mínimo de 85 % de proteína, eso hace que se usen mucho justo antes de entrenar y también después, ya que llegan muy pronto al músculo.   También son los preferidos para la fase de definición, esa en la que se quiere marcar lo máximo posible el músculo y a lo que ayuda mucho que este tipo de proteínas tenga una cantidad de hidratos y grasa muy baja.  

Proteína concentrada de suero de leche

  Otro suplemento derivado del suero es este, en el que la cantidad de proteína se reduce de manera drástica, ya que podemos encontrar porcentajes de entre el 30 y el 85 %, mientras que la proteína aislada que hemos visto antes tenía un mínimo del 85 % de proteínas.   El precio es un poco más bajo que el de la proteína aislada y la podemos encontrar en el clásico bote para hacer batidos o en otro tipo de presentaciones, como los batidos ya envasados, barritas proteicas, snacks (que son muy prácticos) y también en la mantequilla de cacahuete. Echa un vistazo a nuestros productos de Amix Nutrición.  

Proteína de soja o de otros vegetales

  A veces pensamos que las proteínas solo las podemos obtener de los animales, pero hay vegetales como la soja, el guisante o el arroz, de los cuales también se pueden sacar suplementos en polvo para nuestros batidos.   Es cierto que las proteínas del suero de leche son las más comunes, pero hay deportistas que son vegetarianos o veganos y no quieren tomar nada de origen animal. Para ellos están estas proteínas vegetales, con las cuales no van a tener problema a la hora de entrenar y de hacer crecer sus músculos.   También hay deportistas que tienen alergia a la leche, así que las proteínas de origen vegetal son una solución a sus problemas.  

Proteínas secuenciales

  Aquellos deportistas que se toman muy en serio el crecimiento muscular tienen que tomar un suplemento de proteínas distinto que proporcione nutrientes que se asimilen de manera rápida y otros que se asimilen de manera mucho más lenta. Para ello, se suelen mezclar los concentrados de suero que hemos visto antes con proteínas como la caseína.   Las proteínas de la leche se asimilan muy rápido, son útiles para los periodos cercanos al entrenamiento, mientras que la caseína se libera de forma muy lenta cuando el deportista no come nada durante un largo periodo de tiempo mayor a 3 horas.   La caseína puede pasar en nuestro estómago hasta ocho horas, absorbiéndose de manera muy lenta y evitando el temido catabolismo, tan dañino para la hipertrofia.  

Proteínas extraídas de la carne

  También podemos comprar proteína Amix procedente de la carne, un tipo de suplemento proteico que no es el más popular en el mercado, aunque tiene unos valores biológicos altísimos con un 90 % de proteína. Para igualar estos valores hay que irnos a los suplementos isolados y no todos los alcanzan.  

Proteínas hidrolizadas

  De entre todos los suplementos de proteínas, quizá el menos conocido es el que las lleva hidrolizadas.   Se pueden encontrar todos los suplementos de los que hemos hablado antes hidrolizados, un proceso que hace una predigestión de estas proteínas, haciéndolas más digeribles y ayudando a que se asimilen de manera muy rápida, lo que las convierte en las mejores para los entrenamientos.  

¿Cuándo y cuánta proteína puedes tomar?

        Hay dudas sobre cuándo tomar los suplementos de proteínas, unas dudas que surgen más cuando empezamos a entrenar en serio.   Parece que según los últimos estudios el mejor momento es tomarlo antes y después de entrenar, ya que es cuando más proteína asimila nuestro cuerpo, aunque en realidad lo que más importa es tomar la cantidad adecuada de proteína que favorezca el crecimiento de nuestros músculos.   Sobre la cantidad hay mucha polémica y opiniones encontradas. La cantidad recomendada para atletas de hipertrofia está en unos 1,6.2,2 gramos de proteína por kilo al día. Para calcularla hay que tener en cuenta la que ingerimos con las comidas, algo que podemos hacer usando una app en la que registramos todo lo que comemos.   Otros especialistas dicen que es mejor tomar cantidades mayores de hasta 3 gramos por kilo al día, una cantidad que puede parecer demasiado, pero que no es peligrosa para personas sanas y sin patologías.   No es recomendable pasar de esos 3 gramos, ya que un exceso de proteínas no es bueno para nuestro organismo y puede llegar a provocarnos trastornos en nuestra salud.  

Formas de tomarla

  Los suplementos de proteína de Amix suelen venir en botes grandes en forma de polvo, facilitándonos el consumo, pues se pueden mezclar con cualquier líquido. Al tener sabores, el resultado es muy apetecible.   Para tomar estas proteínas hay que usar un bote mezclador, que hará que el batido resulte más uniforme y sin grumos. Dentro ponemos la cantidad de proteína que vayamos a tomar y luego echamos un líquido.   Este líquido puede ser agua, leche o zumo, aunque si optamos por el zumo, hay que tener en cuenta el sabor de la proteína para que combine bien con el del jugo.   Las proteínas también se pueden tomar en el desayuno, mezclándolas en el bol de cereales con un poco de leche, e incluso podemos hacer crepes o tortitas con proteínas, de las cuales en la red hay infinidad de recetas.   

Dudas frecuentes

  Es posible que aún nos surjan dudas sobre el uso de los suplementos de proteínas, de manera que vamos a aclarar las preguntas más frecuentes.  

Ejemplos de suplementos de proteínas de Amix Store

   

¿Sirven para bajar de peso?

  Sí que sirven para bajar de peso. Las proteínas son saciantes, por lo que los suplementos ayudan a controlar mejor la dieta, a no comer más de lo necesario porque no tendremos hambre.   También evitan que perdamos masa muscular, uno de los problemas de las dietas de adelgazamiento. Si no perdemos músculo, nuestro organismo consume más calorías para “alimentarlo”, así que siguiendo una buena dieta adelgazaremos más kilos con el mismo esfuerzo.   Hay que elegir los suplementos que menos hidratos contengan, pues si queremos quitarnos kilos de encima hay que evitar añadir azúcares a la dieta.  

¿Tomamos un batido de proteínas o comida normal?

  No deberían sustituir a la comida normal, sino ser un complemento más. No pasa nada porque un día tomemos un batido en lugar de un plato de comida, pero no debe ser lo habitual.   Los batidos son un añadido a la dieta que nos va a ayudar a llegar al mínimo necesario de proteínas, sin necesidad de que nos comamos kilos de carne o de vegetales como las lentejas, que tienen una gran cantidad de proteínas, pero también muchas calorías.  

¿Daña a los riñones?

  Estos productos no dañan los riñones. Hay una falsa creencia que dice que sí, pero se ha estudiado a deportistas que han estado tomando grandes cantidades de proteínas durante mucho tiempo y no han tenido más problemas de riñón que el resto de las personas.   Eso sí, es mejor que cuando estemos con los suplementos de proteínas bebamos mucha agua, para que el riñón las elimine cuanto antes y sin esfuerzo. No nos cuesta nada y la hidratación nos ayudará a rendir mejor.  

¿Cuántos batidos tomamos al día?

  No hay una cantidad fija de batidos que podemos tomar al día, ya que la cantidad la marcan los gramos de proteínas que les ponemos.   Por ejemplo, durante el verano podemos tomar más batidos poniendo menos cantidad de proteínas, pues con el calor nos apetece más ingerir líquidos. Para que las calorías no aumenten los bebemos mezclando la proteína con agua.   En invierno podemos tomar menos, aumentando la cantidad de proteína en cada batido y usando otros líquidos como la leche o el zumo, aunque también se puede seguir mezclando con agua.   Se pueden beber varios siempre que no sobrepasemos los 2,5 gramos de proteína por kilo y día, una cantidad para la que hay que recordar sumar las proteínas de la comida.   Los suplementos de proteínas nos ayudan a construir nuestra masa muscular. Podemos elegir entre varios tipos, tomarlos en forma de apetecibles batidos o incluso haciendo tortitas, siempre respetando la cantidad máxima diaria que va de acuerdo con nuestro peso.