fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

Aprende a hacer el pino paso a paso

Conseguir hacer el pino y controlar el cuerpo en esta posición, requiere de cierta técnica. Y es que muchos lo intentan sin éxito, dando pie a la frustración y tirando la toalla antes de lograrlo. Como en todo, debes hacer de la paciencia tu aliada y entender que los resultados vienen de forma progresiva. Si quieres aprender a hacer el pino, hoy te damos algunos tips que pueden servirte y acompañarte en el cumplimiento de tu objetivo. Prepárate y ¡a por todas!

Hacer el pino utilizando la pared como apoyo, puede resultar sencillo para quienes lo hacían en su infancia sin pensar demasiado en nada más allá de divertirse. Esta puede ser una excelente lección de partida. Conforme vamos creciendo, pensamos más en las consecuencias y los peligros que pueden acarrear nuestros actos. Si quieres aprender a hacer el pino, regla número uno, hazlo sin presión buscando divertirte en lugar de querer unos resultados instantáneos.

Para conseguir hacer el pino, tu cuerpo tiene que estar fortalecido. Piensa que tus brazos deben sostener el peso de todo tu cuerpo. Por ello, haz ejercicio complementario de forma frecuente y paralela a tus intentos por mantener el equilibrio cabeza abajo. ¿Quieres hacer el pino? Pues trabaja tu cuerpo a diario para disponer de una base que te permita conseguirlo. Una vez te sientas preparado, sigue paso a paso estas indicaciones y pronto lo tendrás controlado.

Aprende a hacer el pino paso a paso

Coordinación y equilibrio

El pino no es un ejercicio demasiado exigente a nivel de fuerza, aunque sí requiere una buena coordinación y equilibrio.  Para lograr mantenerse en la postura, es imprescindible una correcta alineación del cuerpo, así como la capacidad de corregir las manos hasta encontrar el punto exacto. Si nunca lo has hecho, no buscas lograr la vertical en un primer momento, porque te resultará bastante complicado. Inténtalo haciendo de la pared tu apoyo y buscando la comodidad cabeza abajo. Aguanta varios segundos con las piernas sobre la pared, moviliza las manos despegándolas para aumentar la seguridad, flexiona levemente y alarga los codos para trabajar la fuerza… Investiga, indaga y busca sentir seguridad en esa posición.

Alineación del cuerpo

Una vez te sientas cómodo haciendo el pino con la pared, intenta hacerlo olvidando que está ahí. Busca la posición del pino como si la pared no existiera e intenta alinear tu cuerpo para lograr que el pino esté controlado. Para ello, manos, codos, cabeza, hombros, glúteos, rodillas y pies deben conformar una vertical. En este aspecto, el abdomen tiene que permanecer activo en todo momento en busca de la colocación adecuada. Asimismo, el resto de la musculatura debe mantenerse activada. Si haces el pino de forma pasiva será prácticamente imposible que puedas soportar el peso de tu cuerpo sobre las manos. ¡Tensión y fuerza!

Atención a tu cuerpo

Las manos tienen que estar fuertes y el juego de las muñecas controlado. Bloquea los codos para que tus brazos resistan con más seguridad. Los hombros no deben estar encogidos, todo lo contrario. Sepáralos de tus orejas todo lo posible, expandiendo de pecho, y haz que te ayuden a encontrar la estabilidad. Una buena activación del abdomen y los glúteos te permitirá controlar la zona lumbar y evitar que esta se arquee en exceso. Mantén las piernas juntas y las rodillas alargadas. Si tienes la capacidad de orientar las puntas de los pies hacia arriba, ¡hazlo para una mayor calidad!

hacer el pino

¿Cómo conseguir hacer el pino?

Calienta previamente y realiza ejercicios de movilidad

Implica muñecas, codos, hombros, cuello, caderas… en tus ejercicios previos de movilidad

Trabaja de forma paralela la flexibilidad

Practica el pino con la pared de forma desenfadada y divertida en busca de la seguridad en el movimiento

Despega ligeramente las manos del suelo de forma intermitente para tener este recurso en caso de necesitar corregir la postura más adelante

Busca eliminar el miedo que te impide desarrollar el movimiento

Una vez te sientas cómodo/a inténtalo sin pared o imaginando que esta no está

Ahora sí, alineación corporal y activación

Inténtalo sin presión para no dar pie a la frustración

Recuerda que los resultados no serán inmediatos, ¡sigue intentándolo!

Conviértelo en tu tiempo de juego en el día a día y pronto estarás en la vertical perfecta

Ejercicios como la voltereta, el puente, el pino sobre la cabeza… son excelentes para trabajar en la misma dirección