fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

Tips para protegerse del sol

Poco a poco empiezan a llegar los días de calor y deseamos disfrutar de esos ratos bajo el sol. Este constituye un hábito necesario y saludable, por lo que es importante practicarlo. No obstante, hacerlo de forma responsable y segura es fundamental para no convertirlo en un arma de doble filo. Descubre algunos tips para protegerse del sol y disfruta de un momento agradable minimizando los riesgos.

La exposición solar es imprescindible, entre otros aspectos, para disponer de unos niveles óptimos de vitamina D, necesaria para nuestro organismo. Aunque también se puede adquirir ingiriendo determinados alimentos, esta se sintetiza en un 80% mediante la exposición a los rayos del sol, siendo el 20% restante responsabilidad de la alimentación.

Tomar el sol es fuente de salud, mejora nuestro ánimo y nos llena de vitalidad y energía. Sin embargo, puede ocasionar numerosas consecuencias negativas en nuestro cuerpo. Si no lo hacemos con responsabilidad, y siendo conscientes de los posibles efectos perjudiciales, podríamos experimentar desde quemaduras más leves hasta complicaciones que podrían poner en jaque nuestra salud. Por ello, implementando ciertas medidas sencillas, podemos anticiparnos y evitar encontrarnos en situaciones no deseadas.

crema para protegerse del sol

Tips para protegerse del sol

La protección de los ojos es muy importante, por lo que se recomienda el uso de gafas de sol homologadas que cumplan con la legislación vigente y protejan de una forma efectiva.

Se aconseja utilizar gorra o sombrero para no exponer la cabeza directamente a los rayos solares. Si no se dispone de este material, es preferible asegurarse de mantener la cabeza en la sombra.

Portar una sombrilla es una excelente idea para evitar una exposición excesiva.

Utiliza prendas adecuadas cuando estás al aire libre, que sean frescas y transpirables.

Utiliza crema con factor de protección elevado especialmente en los primeros días de exposición.

Aplica la crema protectora en las zonas expuestas con suficiente antelación para que haga efecto.

Recuerda que el roce con algunas prendas, el sudor o los baños reducen la eficacia de la crema, por lo que deberás aplicarla constantemente para asegurar su protección.

Es fundamental beber agua con frecuencia, aunque no se perciba sensación de sed, para evitar la deshidratación.

Se recomienda optar por alimentos frescos e hidratantes, con un elevado porcentaje de agua en su composición.

Es aconsejable no exponerse en las horas de mayor intensidad (entre las doce y las cuatro).

Los niños no deben exponerse directamente a la luz solar, sino hacerlo de forma indirecta.

Tras la exposición, una ducha con agua fresca y la hidratación de la piel contribuirá a su recuperación.

No te expongas más de 30-40 minutos para minimizar los riesgos de sufrir quemaduras y otras dolencias.