fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

¿Cómo mejorar la postura corporal?

Disponer de una buena postura corporal va más allá de una mera cuestión estética. Tener una colocación correcta del cuerpo es garantía de una buena salud a largo plazo en distintos aspectos. Si sufres ciertas dolencias, o la mala posición de tu cuerpo está empezando a pasar factura, descubre algunos consejos para mejorarla y sentirte bien a todos los niveles.

Una postura corporal incorrecta puede tener numerosas consecuencias negativas en tu salud que podrías experimentar en corto, medio o largo plazo. En este contexto, nos reafirmamos en que más vale prevenir que curar y, por tanto, es necesario aprender a colocar nuestro cuerpo. Las consecuencias negativas que se pueden sufrir van desde dolencias leves hasta lesiones más graves que podrían derivar en diversidad de problemas de salud. De este modo, tanto un dolor de espalda común, como ciertos problemas respiratorios o digestivos, podrían tener como origen la incorrecta postura corporal.

Consejos para mejorar la postura corporal

El peso adecuado facilita la correcta postura

Mantenerse en un peso saludable no solo es imprescindible para gozar de una buena salud, sino que interviene en la colocación de nuestro cuerpo. Estar por encima del peso adecuado puede debilitar la musculatura y acarrear problemas en los huesos, provocando dolencias y dificultando la posición adecuada. Alimentarse bien y buscar el peso ideal, va mucho más allá de una cuestión estética.

Vida activa para un cuerpo sano

El sedentarismo es un hábito que debemos evitar a toda costa. Este interfiere en el desempeño y la productividad del día a día y resulta negativo para el correcto funcionamiento del organismo. Mantenerse activo no solo promueve el mantenimiento del peso ideal, sino que ayuda a corregir la poción de nuestro cuerpo.

Actividades para mejorar la postura

Aunque realizar actividad a diario y dotar al cuerpo de movimiento es beneficioso para nuestra postura, hay actividades que la perfeccionan de una manera más profunda. El pilates, por ejemplo, es una de las disciplinas que tiene como objetivo la corrección de los malos hábitos en la colocación del cuerpo y la prevención de lesiones y dolencias físicas. Fortalece el cinturón abdominal y favorece la correcta higiene postural.

Conciencia de uno mismo

Para empezar la transición hacia la mejora de la postura corporal, es importante ser consciente del objetivo. De este modo, cuando vemos la tele, estamos de pie, caminamos o comemos, debemos iniciar la búsqueda y el mantenimiento de la postura correcta. Para ello, es importante alinear la columna respetando la curvatura natural de las diferentes regiones y llevar los hombros hacia atrás y hacia abajo.

Adapta el entorno a tus necesidades

Si trabajas en una mesa con el ordenador, asegúrate de que la pantalla esté a la altura adecuada, ni muy abajo ni muy arriba para no forzar una mala posición. La columna debe estar alineada, ambas plantas de los pies sobre el suelo, con un ángulo de 90 grados en las rodillas, y los codos apoyados sobre los brazos de la silla. Si, por el contrario, trabajas de pie o en otra posición estática, ser consciente es la mejor herramienta para que el cuerpo se adapte progresivamente al cambio. Evita que tu abdomen sobresalga, mantén la postura erguida, deja caer los brazos junto al cuerpo naturalmente y separa ligeramente las piernas dejando caer el peso del cuerpo sobre ambas por igual.

Otros hábitos para mejorar la postura corporal

Intenta llevar mochila para distribuir el peso en ambos lados.

Elimina vicios como reposar sobre una de las caderas dejando sobre este lado todo el peso.

Busca una correcta postura corporal cuando hagas esfuerzos como cargar un paquete o llevar las bolsas de la compra.

Lleva la carga de la compra en ambas manos.

Utiliza calzado cómodo y adecuado.

Si te canas de estar sentado, levántate y camina unos minutos, pero no te encorves.

Dale importancia a los estiramientos.