fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

Las ventajas de entrenar con fitball

Utilizar material complementario para reforzar nuestros entrenamientos, es una excelente opción que debemos contemplar. Y es que, por lo general, estos pueden aumentar la intensidad u ofrecer una ayudita extra en función de nuestras necesidades personales. Hoy te hablamos de las ventajas de entrenar con fitball y de algunos aspectos básicos de este artículo tan popular y versátil. ¡Sigue leyendo!

Entrenamiento con fitball

Todo sobre el fitball

Seguro que alguna vez has utilizado un fitball en alguno de tus entrenamientos y, si no lo has hecho, probablemente sepas de qué se trata. Es una pelota que, dentro de su grades dimensiones, puede encontrarse en distintos tamaños. Está llena de aire y es muy versátil, ya que se emplea para el trabajo del cuerpo orientado a diversidad de objetivos. Puede utilizarse para fortalecer y tonificar el cuerpo, mejorar la postura corporal, promover la relajación del cuerpo o, incluso, en procesos de rehabilitación tras alguna lesión. Este ayuda a mejorar la higiene postural reduciendo el riesgo de sufrir dolencias y molestias asociadas a una mala postura. No obstante, y a pesar de su utilidad en términos de estiramientos y relajación del cuerpo, puede ser un elemento que ponga a prueba tus capacidades y refuerce el entrenamiento.

El fitball es un elemento inestable que requiere de toda tu concentración. Aunque puede parecer un complemento básico incapaz de hacernos sudar, ¡nada más lejos! Puede emplearse en distintas rutinas orientadas a diferentes grupos musculares y suponer una dosis extra de esfuerzo e intensidad. Además de fortalecer la musculatura, trabaja aspectos como el equilibrio, la elasticidad, la estabilidad o la coordinación entre otros. Es ideal para complementar los estiramientos posteriores a la práctica y, sin duda, un elemento estrella para devolver la calma al cuerpo y favorecer su recuperación.

Entrenamiento con fitball

Otros datos interesantes sobre el fitball

Tiene origen en Suiza, por lo que recibe el nombre de pelota suiza.

Disponible en varias dimensiones que permiten adaptarlo a cada persona en función de su estatura. Para comprobar que se trata del fitball adecuado, siéntate sobre él con los pies apoyados en el suelo y comprueba que tus rodillas forman un ángulo de noventa grados.

Sirve tanto para aumentar como para restar intensidad al entrenamiento. Por lo tanto, puede ser utilizado por todo tipo de personas con independencia de su condición física.

El fitball es un elemento muy apropiado para aumentar la elasticidad de la musculatura de la espalda y corregir errores posturales que pueden llevarte a ciertas molestias.

Es un material básico en el método pilates, orientado al fortalecimiento del core y al aumento de la estabilidad.

Es económico y se trata de una inversión buena, ya que su versatilidad lo permite utilizarlo en diferentes rutinas orientadas a objetivos variados.

Ideal para aliviar toda la tensión acumulada al descargar todo el peso sobre él.

Ofrece un trabajo dinámico, divertido y original.

Permite trabajar músculos que no implicamos habitualmente, por lo que nos saca de la zona de confort y nos dota de un trabajo profundo y completo.

Se incluyen en procesos de rehabilitación y reducción del riesgo de lesiones.