fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

¿Es mejor correr o caminar?

Muchas personas se preguntan si es más adecuado correr o caminar. La respuesta más general y rápida que podemos darte al respecto, es que hagas aquello con lo que mejor te sientas. Ambas actividades tienen beneficios compartidos y otros más potenciados de manera individual. No obstante, en función de tus necesidades, objetivos y sensaciones, puedes optar por una actividad u otra. ¿Es mejor correr o caminar? ¡Te hablamos de ello!

¿Es mejor correr o caminar?

Con respecto a la pregunta de si es mejor correr o caminar, vamos a responderte muy rápidamente. Cada persona es un mundo, con unos objetivos y circunstancias particulares. Por ello, para algunas puede resultar más óptimo correr mientras que, para otras, caminar es la alternativa ideal. Y es que aunque son actividades diferentes que requieren ciertas capacidades distintas, ambas comparten muchos beneficios para tu salud. A la hora de decidir qué hacer, es importante valorar diferentes aspectos.

Si has decidido ponerte en marcha para mejorar tu forma física, y te ronda la cabeza si es mejor correr o caminar, lo primero que debes hacer es escuchar tu cuerpo. Si te dijéramos que lo mejor es correr, estaríamos dándote una respuesta quizá inadecuada en función de tus circunstancias y forma física. Las dos opciones son excelentes, simplemente, porque el cuerpo necesita moverse y huir de un estilo de vida sedentario. Analiza tus hábitos y define qué es lo que pretendes, qué otras actividades haces, cuáles son tus objetivos… A continuación te exponemos algunas diferencias entre ambas para que puedas observar si te sientas más identificado/a con una u otra. Pero recuerda, ¡tampoco tienes por qué elegir una de forma aislada! En la variedad está el gusto y complementarlas entre sí y con tu entrenamiento de fuerza habitual será, sin duda, la elección más completa.

Diferencias entre caminar y correr

Caminar

Caminar a buen ritmo es una excelente práctica que, para muchos, reporta unos beneficios más completos que correr. Esta contribuye a preservar una óptima salud cardiovascular regulando los niveles de colesterol en sangre y equilibrando la presión arterial. Además, estabiliza los niveles de azúcar en sangre, refuerza el sistema inmune y es adecuado para quemar calorías. Por otro lado, es ideal para potenciar el bienestar mental, ya que permite hallar pensamientos más positivos, ser conscientes del entorno y fortalecer la relación con uno mismo. A diario dedicamos mucho tiempo a estar frente las pantallas y desconectar se ha convertido en una necesidad fundamental. Caminar puede ser la solución a ello, ya que hacerlo reporta grandes sensaciones de bienestar, aumenta la creatividad y relativiza las preocupaciones. Por otro lado, puedes hacerlo en cualquier momento del día, en solitario o en compañía y no se necesita ningún material específico, más allá de ropa y calzado cómodo.

Aconsejable para…

Caminar puede ser muy oportuno en personas que no están habituadas a la práctica de ejercicio físico y quieren comenzar a ponerse en forma. De esta manera, permitirán al cuerpo un proceso de adaptación y posteriormente, si es que lo desean, pueden incluir rutinas de trote suave de manera progresiva. Para aquellas que tienen sobrepeso, también puede ser más adecuado caminar, ya que esta actividad no tiene riesgo de impacto, como sí ocurre con el running, y sus articulaciones quedarán más protegidas. Si existen lesiones, especialmente de rodilla, habrá que obedecer a las recomendaciones de un profesional que, salvo excepción, aconsejará con total probabilidad caminar en lugar de correr.

Correr

Correr es una actividad más intensa que caminar y muy saludable. También cuida nuestro sistema cardiovascular y reduce el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades. Algunas de los beneficios de caminar se multiplican en rapidez e intensidad si corremos, como puede ser el trabajo de resistencia cardiovascular o la quema de calorías, entre otros. Asimismo, a nivel mental es una actividad que libera la tensión y el estrés de una forma muy notoria, aportando una agradable sensación posterior de bienestar y calma. Esta induce a un descanso de calidad y ayuda a alcanzar una mayor productividad en el día a día. Cumplir con una rutina de running es evidencia de agilidad y buena forma física y, además, puede complementar perfectamente a cualquier otro tipo de entrenamiento. Cómo en el caso de caminar, puede realizarse en cualquier momento del día y en diferentes escenarios. Es cierto que en este caso, la equipación deberá ser más especial para lograr la efectividad total de la práctica.

Aconsejable para…

Correr es una idea excelente en personas que ya disponen de una buena condición física de partida y tiene experiencia en el campo de la actividad física. Y es que la respiración y la técnica de carrera son fundamentales para experimentar unos óptimos resultados. Asimismo, es muy recomendable en personas que busquen una mayor quema de calorías y se sientan bien llevando a cabo una práctica intensa y exigente. Es importante destacar que tiene cierto riesgo de impacto, por lo que si sufres lesiones o dolencias en tus articulaciones, es aconsejable que consultes con un profesional.

Recuerda que no hay nada mejor que combinar las distintas actividades para una rutina completa. Además, tal y como vimos en nuestro post Hábitos saludables y prevención de enfermedades, incluir entrenamiento de fuerza adaptado a cada persona es imprescindible para preservar la buena salud con el paso de los años y reforzar las defensas de nuestro cuerpo.