fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

¿Por qué es importante calentar antes de entrenar?

Existe una multitud de actividades y tipos de entrenamiento con los que se obtienen grandes beneficios para la salud de forma general y que facilitan el logro de unos objetivos particulares. Y es que hay un amplio abanico entre el que elegir para que la rutina deportiva sea satisfactoria, divertida y efectiva. Sin embargo, con independencia de la disciplina o ejercicio, hay un factor común que no conviene olvidar: la importancia de calentar antes de entrenar. Si todavía no eres consciente de la necesidad de realizar un calentamiento adecuado, sigue leyendo. ¡Es momento de empezar a hacerlo!

Calentar antes de entrenar, ¿es tan importante?

El calentamiento, lejos de lo que se puede pensar, no es un complemento a la actividad deportiva. De hecho, constituye una parte fundamental de esta que no se debe suprimir. Cuando dedicamos tiempo al calentamiento previo, estamos preparando nuestro cuerpo para ofrecer lo mejor de sí. La consecuencia positiva de esto no es únicamente la comodidad a la hora de entrenar, sino la efectividad del entrenamiento y la obtención de los resultados esperados. Preparando nuestro cuerpo, podemos conseguir que nuestra musculatura alcance su máximo potencial al acondicionarla para darlo todo en el ejercicio intenso.

Además de lograr una práctica eficiente, calentar antes de entrenar es imprescindible para evitar dolencias musculares posteriores y posibles lesiones. Cuando esto ocurre, nos lamentamos por no poder continuar con el desarrollo de nuestra actividad física. Sin embargo, ¿hemos sido responsables con nuestro cuerpo y hemos dedicado tiempo a un calentamiento que sirva de adaptación? Si la respuesta es no, deja de lamentarte y pasa a la acción. ¿Cómo? Asumiendo que el calentamiento es una parte fundamental en tu entrenamiento: calentamos la musculatura y preparamos las articulaciones, tendones e, incluso, el corazón. Por otro lado, al calentar disminuyen las temidas agujetas del día siguiente que tan incómodas resultan y tan incapacitantes llegan a ser a veces. ¡Todo son ventajas que se obtienen dedicando unos minutos previos!

El calentamiento también prepara la mente

Calentando el entrenamiento será, sin duda, más eficiente. Este nos dota de una mayor agilidad, flexibilidad y capacidad en todos los sentidos para enfrentar la intensidad de la práctica. Asimismo, y más allá del plano físico, calentar ante de entrenar tiene beneficios en el aspecto mental. Permite dedicar un tiempo a despojarnos de las preocupaciones y tensiones acumuladas y a centrar la atención en la práctica. De esta manera, la desarrollaremos con una mayor concentración y eficiencia. Una de las grandes aportaciones positivas de hacer deporte es la posterior sensación de bienestar pero, para lograrla, debemos poner también de nuestra parte y contribuir al buen estado de nuestro cuerpo y mente.

Ahora más que nunca, que el entrenamiento en casa se ha incrementado, debemos ser responsables de nuestro propio cuerpo. En nuestras manos está mantenerlo en óptimas condiciones y prepararlo no solo para dar lo máximo en el día de hoy, sino para preservar su buen estado con el paso del tiempo. Así que ya sabes, si entrenas en casa, no olvides dedicar en torno a 10 minutos a calentar y olvida eso de pasar del sofá a las sentadillas sin previo “aviso”.