fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

La importancia de una buena flexibilidad

La fuerza, la resistencia o la velocidad, son algunas de las cualidades que los deportistas deben trabajar con gran intensidad para optimizar su forma física, así como para lograr las marcas u objetivos. Pero estas no son las únicas habilidades importantes. Hay una fundamental, a la que no todo el mundo presta atención, cuya mejora influye no solo en la calidad del entrenamiento, sino en la calidad de vida. Descubre la importancia de una buena flexibilidad y algunos consejos para lograr mejorarla.

¿Por qué es importante una buena flexibilidad?

La flexibilidad es la capacidad de las articulaciones para realizar ciertos movimientos con una mayor amplitud. Conforme una persona va aumentando la flexibilidad, va incrementando su rango de movimiento. A nivel funcional, esta permite mantener las capacidades en óptimas condiciones y nos rejuvenece, retando el deterioro propio del paso del tiempo. Y es que una buena flexibilidad disminuye el riesgo de sufrir lesiones y optimiza la postura corporal; nos mantiene más funcionales y capaces por más tiempo. Esta, además, ofrece una mayor comodidad en el desarrollo del día a día y aporta una gran calidad de vida al mejorar la agilidad y aumentar la amplitud de los movimientos.

En el ámbito deportivo, trabajar la flexibilidad se traduce en un mejor rendimiento a todos los niveles. Pues esta es una cualidad necesaria en cualquier deportista. Además, reduce el riesgo de lesión al incrementar el rango de movimiento y permite avanzar en los objetivos de los entrenamientos con unos óptimos resultados y de forma duradera.

¿Cómo mejorarla?

En función de los objetivos que cada uno se marque con respecto al trabajo de flexibilidad, deberá prestarse atención a un camino u otro. Es decir, un buen calentamiento y estiramiento será necesario para cualquier persona con independencia de la actividad que practique. A menudo te hablamos de la importancia de estos dos aspectos. Trabajarlos a diario optimiza las habilidades de manera progresiva y muy efectiva. Es una excelente y necesaria forma de cuidar el buen estado del cuerpo, reducir el riesgo de dolencias y lesiones y dotarlo de una mayor comodidad y movilidad.

Por otro lado, si una persona pretende mejorar de forma más significativa la flexibilidad, o centrarse con más intensidad en una parte del cuerpo concreta, deberá añadir ejercicios específicos para lograrlo. Pero recuerda, calentar y estirar no es una opción, ya que es la vía para mantener los músculos flexibles y mantenerlos durante años. Estas acciones forman parte del entrenamiento para cualquier persona y no deben pasarse por alto. De lo contrario, es cuestión de tiempo que empecemos a notar limitaciones en nuestros movimientos, nada positivas ni deseables.