fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

3 Formas de estirar el pectoral

Los estiramientos forman parte de la rutina deportiva y no debemos pasarlos por alto. Muchos salen corriendo del gimnasio cuando terminan sus ejercicios de entrenamiento, olvidando que su cuerpo necesita atención para recuperarse de manera óptima y responder así a futuras demandas con éxito. Hoy te contamos 3 formas de estirar el pectoral. ¿Las conocías?

Muchas personas quieren que su cuerpo lo dé todo en el entrenamiento, que responda a las exigencias y sea capaz de obtener unos resultados específicos. Sin embargo, a la hora de prestar atención a sus necesidades, poco hacen. Estirar la musculatura, tomar conciencia del propio cuerpo y atenderlo, es fundamental no solo para lograr los objetivos que nos marcamos, sino para evitar lesiones y lograr que los cambios sean duraderos.

El pectoral es un músculo grande y que, en caso de estar acortado, puede no solo limitar el movimiento, sino derivar en una postura corporal incorrecta. Estirar, permite mantener una óptima salud muscular. Hacerlo tras el entrenamiento favorece la efectiva recuperación del músculo y lo devuelve de forma progresiva a la normalidad, relajándolo y evitando su acortamiento. A continuación te ofrecemos 3 formas de estirar el pectoral que, además, son sencillas y puedes realizar en cualquier momento y lugar. No tienes excusa para justificar el hecho de descuidar la salud de tu cuerpo. Si lo cuidas, este responderá de una forma más eficiente a la intensidad y se traducirá en unos resultados más evidentes y profundos. ¿A qué esperas?

3 Ejercicios de estiramiento muy efectivos

1.ESTIRAR EL PECTORAL CON FITBALL

Sitúate en cuadrupedia frente a un fitball y coloca ambas manos sobre este. Aleja lo suficiente el balón, como para que puedas mantener los codos alargados y las caderas a la altura de las rodillas. Mantén la cabeza entre los brazos con la mirada hacia el suelo e intenta rodar el balón hacia delante. Debes sentir cómo se estiran los pectorales, pero nunca llegar a experimentar molestias o dolor. Aguanta unos segundos. Rueda de nuevo hacia atrás para descansar, toma aire profundamente y repite el estiramiento.

2.ESTIRAR EL PECTORAL CON BANDA DE RESISTENCIA

Hazte con una banda de resistencia de intensidad elevada, coge un extremo con cada mano, alarga los brazos y llévalos atrás rotando sobre tu cabeza. Intenta exprimir tus capacidades y si crees que te resulta fácil, reduce la distancia del elemento tensor entre tus manos. Observa las posibilidades de tu cuerpo y ve buscando, de forma progresiva, unos resultados cada vez más intensos. Mejorar este aspecto te aportará comodidad, funcionalidad y una mayor libertad de movimiento. ¡Todo ventajas!

3.ESTIRAR EL PECTORAL EN LA PARED

Busca una columna ( o un tronco de árbol o una esquina) y colócate junto a esta. Lleva un brazo hacia el costado apoyando la mano sobre la columna a una altura ligeramente por debajo del hombro. Rota el cuerpo hacia el lado opuesto, notando la resistencia en el movimiento. Es una forma muy eficiente de estirar el pectoral que, además, te permite variar la posición de tu cuerpo en busca de las sensaciones deseadas. Aguanta unos segundos y cambia de brazo. Si lo haces de forma habitual, es cuestión de tiempo que empieces a notar la gran diferencia y evolución. Cada vez un rango de movimiento mayor, que se traduce en mayor calidad de vida y comodidad.