fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

3 Estiramientos para cuidar tus cervicales

Algunos hábitos, como pasar muchas horas frente al ordenador, pueden ocasionar ciertas molestias y dolores. Hoy en día muchas personas son más sedentarias de lo que querrían por cuestiones de distinta índole y es muy importante contrarrestar esta situación con actividad y estiramientos. Hoy te proponemos 3 sencillos ejercicios para cuidar tus cervicales, disminuir el dolor una vez ha aparecido o, incluso, evitar que se produzca. Descúbrelos e inclúyelos en tu rutina. ¡Son muy básicos y pueden suponer un antes y un después! ¿Te animas?

Son varias las causas que pueden desencadenar en ligeras molestias o en dolores más intensos de espalda. El estrés, las tensiones acumuladas, unos malos hábitos posturales, la falta de descanso o una vida sedentaria son algunas de las circunstancias más frecuentes que pueden desembocar en esta situación. Localizarlas y adoptar medidas que las compensen, es muy necesario para evitar la aparición de síntomas. Estos pueden variar entre más leves o realmente intensos llegando, en ocasiones, a resultar incapacitantes para el normal desarrollo de la rutina.

Una de las medidas que podemos adoptar y que, además, resulta verdaderamente sencilla y eficaz es la ejecución de estiramientos. Integrarlos en el día a día puede aliviar la tensión y mitigar las molestias que tienen lugar en los hombros y en la región cervical de la columna. Son tan sencillos que te costará creer la gran eficacia que tienen para aumentar tu bienestar y reducir la sobrecarga de la zona. ¡Vamos a ello!

cuidar cervicales

3 Estiramientos para cuidar tus cervicales

Puedes hacerlo de pie o, si lo prefieres, sentado con ambas plantas de los pies sobre el suelo, las piernas ligeramente separadas y la columna alargada. Lleva la mirada al frente y, a continuación, rota la cabeza llevando la mirada hacia la derecha todo lo posible. Puedes ayudarte con ambas manos ejerciendo una ligera presión sobre la barbilla y la parte posterior de la cabeza. No tienes que forzar el movimiento y en ningún caso deben producirte dolor o molestia. Realiza un par de respiraciones profundas, vuelve a la posición inicial y lleva al otro lado. Realiza 4 repeticiones a cada lado aguantando en torno a 8 tiempos en cada uno de ellos.

De nuevo en posición de pie, o sentados con la espalda alargada y la mirada al frente, entrelaza las manos y llévalas tras la cabeza por encima de la nuca. Ejerce una ligera presión, sin forzar, dirigiendo el mentón hacia el pecho. Hazlo lentamente atendiendo a la respiración y ten especial cuidado con no mover los hombros ni encorvar la columna. Aguanta alrededor de 15 segundos, vuelve a la posición inicial y realiza 4 repeticiones. Es muy importante que prestes atención a una correcta colocación del cuerpo y no muevas el tronco, de lo contrario no obtendrás los efectos deseados.

Partiendo de la misma posición de pie o sentados, lleva la mirada al frente y asegúrate de mantener los hombros colocados y lejos de las orejas. En ningún momento alteres esta posición para que el ejercicio sea correcto y reporte los beneficios esperados. Lleva la mano derecha sobre tu cabeza, apoyando la palma sobre la oreja contraria, la izquierda en este caso. A continuación, empuja ligeramente dirigiendo tu oreja derecha hacia el mismo hombro. Es frecuente que se mueva al hombro contrario, recuerda, ¡presta atención a tu postura! Aguanta la «presión» 8 segundos, vuelve a la posición inicial, cambia de mano y lleva esta vez la oreja derecha hacia el mismo hombro, ayudándote con la mano izquierda. Realiza 4 repeticiones a cada lado.

Puedes realizar estos sencillos estiramientos para cuidar tus cervicales a lo largo de tu jornada de trabajo, mientras vez la televisión o en cualquier momento en el que sientas que el estrés aparece. Lograrás calmarte, liberar la tensión acumulada y prevenir consecuencias que acabarán resultando muy molestas.