fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

El escalador, un ejercicio de lo más completo

Vamos a por un ejercicio muy completo que trabaja nuestro cuerpo de manera global. Seguro que tú también te echas las manos a la cabeza cuando te dispones a hacer escaladores, pero no nos negarás que la sensación posterior de satisfacción no se puede explicar… Y es que cuando el cuerpo trabaja, ¡se nota! Vamos a desgranar los detalles de un ejercicio básico, el escalador. ¿Lo has probado ya?

¿El escalador forma parte de tu rutina?

Hacer la tabla tiene grandes beneficios y rema muy a favor de nuestros objetivos físicos. A partir de esta posición existen diferentes variantes que añaden intensidad al ejercicio y lo hacen más exigente. Si algo está claro, es que no hay límites y conformarse con un entrenamiento cómodo no es una opción, si queremos seguir desarrollando todas nuestras capacidades. Hacer el escalador tiene grandes ventajas porque puede ejecutarlo cualquier persona con independencia de su condición física de partida. Esto sucede porque pueden adaptarse las series en función de las capacidades de cada uno. Mientras que un principiante puede hacer series de 20 segundos, un avanzando puede hacerlas de un minuto si su resistencia lo permite. ¡Eso sí! Como ocurre en cualquier tipo de ejercicio o actividad, la técnica es fundamental para que el trabajo sea efectivo. Buscar la excelencia en el movimiento siempre será prioritario, ya se trate de un principiante o de una persona experimentada.

Otra de las grandes ventajas del escalador, es que no requiere ningún tipo de material más allá del propio peso corporal. Por lo tanto, no hay excusas para no practicarlo ya que cualquier momento y lugar serán adecuados para ello. Si tu rutina cambia, si te vas de fin de semana o si no dispones de tiempo para ir al gym, el escalador será una herramienta para fortalecer tu cuerpo sin excusas.

escalador

Ejecución del escalador

Si no conoces el ejercicio, debes saber que resulta muy sencillo a nivel teórico por lo que lo entenderás perfectamente. Ahora bien, cuando se trata de ponerlo en práctica… ¡no todo vale! Busca la técnica correcta por encima de las repeticiones para evolucionar en la dirección correcta. Una vez conseguido, será momento de darlo todo. Partiendo de la posición de tabla sobre las manos y puntas de los pies, asegúrate de trazar con tu cuerpo una línea desde talones hasta la cabeza. No hundas las caderas, tampoco las eleves ni arquees la zona lumbar. No subas los hombros, ni flexiones los codos y no dejes que tu cuello flojee. El abdomen está activo en todo momento.

Una vez en la posición correcta, flexiona la rodilla derecha y llévala hacia el pecho. Después alárgala para que sirva de soporte mientras flexionas la izquierda hacia el pecho. Deberás alternar la flexión de las rodillas, derecha e izquierda, a buen ritmo y manteniendo este constante durante el tiempo que hayas fijado. No flexiones los codos ni permitas que la tabla que conformas con tu cuerpo se desestabilice.

Algunos beneficios de realizar escaladores

Trabajo profundo de core y una consecuente mejora de la estabilidad corporal

Favorece una postura corporal correcta y saludable

Implicación y fortalecimiento del tren inferior (glúteos, cuádriceps, gemelos…)

Ideal para quemar calorías y aumentar la resistencia cardiovascular

Tonifica la musculatura general y estiliza la figura

Además de piernas y abdomen, exige trabajo de espalda, hombros y brazos