Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

3 Claves para reducir el estrés y la ansiedad

Un gran porcentaje de la población se ve afectada hoy en día por un elevado nivel de estrés y ansiedad. Atravesamos una etapa muy complicada a todos los niveles y a esto se le suman sentimientos de fatiga emocional, incertidumbre y temor. No es raro que muchas personas se sientan desbordadas y necesiten atender este aspecto para poder continuar con sus actividades y rutinas normalmente. Hoy vamos a darte 3 claves básicas para reducir el estrés y la ansiedad y lograr así un mayor bienestar y control de tus emociones. ¡Sigue leyendo!

Tanto el estrés elevado como la ansiedad son estados por los que muchas personas atraviesan en mayor o menor medida y que se caracterizan por un constante estado de alerta. Ambas tienen un amplio abanico de síntomas que cada persona experimentan en función de sus circunstancias y rasgos personales. Lo que está claro, es que suelen generar malestar hasta el punto de ser, en ocasiones, un hecho que incapacita a la persona que lo padece a poder seguir con su vida con normalidad. Por ello, reducirlo es necesario para disponer de una buena salud, ya que prolongado en el tiempo repercute negativamente en la misma. Problemas cardíacos, diabetes, afecciones en la piel, problemas digestivos, obesidad, depresión o ansiedad son algunas, entre muchas otras, de las patologías asociadas al estrés. Es muy importante que, con el fin de reducir el estrés y la ansiedad, se consulte con un profesional de la salud mental cuando se sienta que por uno mismo no es posible solucionar el problema y recuperar el control de la situación.

3 Claves para reducir el estrés y la ansiedad

A continuación, compartimos 3 claves para reducir el estrés y la ansiedad que pueden ser muy útiles si los niveles de ambas son reducidos y no es un malestar crónico que requiera atención más personalizada. ¡Recupera el timón de tu vida y decide hacia dónde te diriges!

Ejercicio regular

El ejercicio físico es una valiosa herramienta al alcance de todo el mundo que constituye una verdadera medicina para muchos males. En función de la condición física de cada uno se puede optar por una actividad u otra y el resultado será igualmente satisfactorio. Es importante contar con una rutina que permita adquirir los múltiples beneficios físicos y liberar la tensión acumulada, así como desconectar de las preocupaciones. ¿El resultado? Un estado de ánimo más positivo; el aumento de la autoestima, la seguridad y confianza en uno mismo y la sensación de control; un notable incremento de la vitalidad y la energía… ¡y muchísimo más!

Descanso de calidad

El descanso es necesario para resetear cuerpo y mente y preparar ambos para un nuevo día. El insomnio es uno de los síntomas habituales tanto del estrés como de la ansiedad. Acumular noches sin dormir o sin hacerlo plácidamente, juega una mala pasada pudiendo interrumpir el adecuado funcionamiento del organismo. Por ello, lejos de forzarse a mejorar el sueño y acabar consiguiendo el efecto contrario, decántate por una rutina previa y posterior que te permita relajarte y ordenar tus pensamientos con antelación. Si te acuestas dándole vueltas a las preocupaciones, probablemente estas te quitarán el sueño. Deja las pantallas apartadas unas horas antes, cena pronto y ligero, escribe un diario u opta por una lectura interesante, toma infusiones relajantes… Ve recuperando poco a poco tus siete u ocho horas de sueño y experimentarás una notable mejoría a la hora de reducir el estrés y la ansiedad

Organízate adecuadamente

Muchos creen que eso de llevar una agenda en la que anotar cada tarea o actividad puede ser exagerado si no se cuenta con un amplio volumen de trabajo. Pero poner orden a las tareas es mucho más. Es planificarte tus objetivos, necesidades, actividades, tiempo de ocio… Cuando tenemos en mente todos los quehaceres parece que no caben en un día de 24 horas. Sin embargo, cuando lo sacamos de la mente y reflejamos en un papel, las cosas se ven desde otra perspectiva mucho más optimista. Asimismo, liberar la mente y dejar que sea la agenda quien acumule horarios y obligaciones es muy positivo para reducir el estrés y la ansiedad. Como consecuencia directa a esto, una mayor tranquilidad, realismo, pensamientos constructivos y creatividad. ¿A qué esperas para hacerte con tu agenda?

Otros consejos para reducir el estrés y la ansiedad

  1. Aprende a meditar y practica el mindfullness
  2. Opta por complementar tu entrenamiento con actividades cuerpo-mente como el Yoga, Pilates, Tai Chi…
  3. Dale importancia a la vida social dentro de lo posible, haz más llamadas con tu gente, no desconectes del entorno ni te aísles.
  4. Aliméntate correctamente con una dieta nutritiva y equilibrada, que te mantenga fuerte y enérgico.
  5. Reorganiza tu vida y haz los cambios que desees y puedas para que tu rutina sea más satisfactoria.