fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

5 Claves para cumplir con la dieta sin excusas

Hay diversos factores que pueden hacer tambalear nuestra constancia a la hora de llevar a cabo un plan nutricional. Y es que, aunque una alimentación saludable tiene cabida para un sinfín de opciones deliciosas y muy apetecibles, a veces nos dejamos llevar por ciertos comportamientos que nos impiden el logro de los objetivos. Hoy vamos a ver 5 claves para cumplir con la dieta sin excusas, aún cuando se pone ante nosotros alguna dificultad o contratiempo.

¿Cómo conseguir cumplir con la dieta?

Hoy en día, afortunadamente, el concepto de dieta no es el mismo que hace unos años atrás. Cada vez hay más información sobre el tema y es conocido por la mayoría que una dieta no implica pasar hambre. Una vez tenemos esto claro, podemos deducir que en un plan nutricional adaptado a nuestras propias necesidades habrá cabida para multitud de platos deliciosos que alejarán el aburrimiento, la monotonía y los sacrificios extremos. Una alimentación saludable no es un lastre en nuestro camino, todo lo contrario. Es una herramienta muy útil que nos permite cuidarnos desde el interior y traducirlo en los campos más visibles como pueden ser el aspecto físico o el bienestar mental y emocional. Si comprendemos esto, entenderemos que hay pequeños esfuerzos que deberemos hacer cuando se presente algún contratiempo, ya que la recompensa merece la pena.

En este sentido, tener presentes algunas claves nos ayudará a construir una dieta más resistente frente a posibles dificultades como pueden ser comer fuera de casa por trabajo, viajar o disfrutar de momentos de ocio, entre otras. Por lo tanto, ¿qué debe tener una dieta para que esta nos haga sentir satisfechos y podamos llevarla a cabo sin apenas darnos cuenta?

cumplir con la dieta

5 Claves para cumplir con la dieta sin excusas

Para cumplir con la dieta, esta debe ser variada

Es fundamental, a la hora de organizar la dieta, que nos aseguremos de que esta es completa a nivel nutricional y nos proteja frente a posibles carencias. Para ello, tenemos que comprobar que incluimos todo tipo de alimentos con sus características particulares. Por otro lado, debe haber variedad para que nos resulte atractiva y nos satisfaga. Opta por diversidad de frutas y verduras que aporten color, sabor y aroma a tus recetas. Asimismo, decántate por alimentos de temporada que disponen de un elevado valor nutricional. Si te aburres con tu dieta te resultará muy complicado cumplirla.

Personalizada e intransferible

Es muy importante que no cumplas con la dieta de tu familiar o amigo, aunque esta le haya ido muy bien y servido de mucha ayuda. Cada persona es un mundo con sus propias circunstancias, necesidades y objetivos. Por ello, es fundamental que entiendas que cada plan nutricional es individual e intransferible. En este sentido, es muy adecuado acudir a un profesional de la nutrición que pueda establecer un plan orientado a tu caso particular. Si lo haces, seguro que empiezas a ver unos resultados notorios y progresivos que no te harán plantearte el abandono de la dieta. Lo harás sin que te suponga un esfuerzo enorme.

Debe hacernos sentir saciados y enérgicos

No nos cansaremos de decir que una dieta no va de pasar hambre, ni mucho menos. La alimentación saludable sacia y, además de saciar, se disfruta. Esto quiere decir que gozarás ante el descubrimiento de nuevos sabores y combinaciones que enriquecerán tus recetas. Si no te sacias, si te aburres, si no te quedas satisfecho, si sientes falta de energía, de motivación, de vitalidad, tu dieta necesita un cambio. Busca esas modificaciones en lugar de conformarte con una alimentación mediocre que no te aporta lo que necesitas. Si no lo haces, será cuestión de tiempo que abandones.

Atención a la hidratación

Además de comer bien debes hidratarte bien. De esta manera ayudas a tu cuerpo a funcionar correctamente y aumentas tu bienestar, promoviendo un óptimo estado de energía y alejando diferentes síntomas propios de la insuficiente hidratación (fatiga, dolor de cabeza, pesadez…)

¿Nos está aportando resultados positivos?

Para estar conformes, satisfechos y entusiasmados con la dieta debe cumplir un requisito: dotarnos de los resultados que buscamos. Estos resultados no se miden únicamente en el peso que vamos descontando de la báscula. En alguna ocasión te hemos dicho que la importancia del peso es relativa. Sirve más como un indicador para elaborar tu plan nutricional, que como signo de progresión y evolución. Los resultados también se miden por sensaciones. Pregúntate si tu dieta te hace sentir bien, si te aporta bienestar y energía. Comprueba que descansas adecuadamente y que rindes en tu jornada de manera satisfactoria. Plantéate si te hace aprender y descubrir nuevos datos sobre los alimentos y si te proporciona una mayor independencia y autonomía a la hora de tomar decisiones saludables. Si tu alimentación saludable no te aporta resultados en todos los planos (físico, mental y emocional), cuestiónala y optimízala.