fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

Beneficios de hacer Burpees

Los Burpees se han convertido en todo un clásico de cualquier entrenamiento. Y es que reportan grandes beneficios y sus resultados son efectivo y evidentes. Trabajan en distintos planos de una forma muy completa. ¿Todavía no los has incluido en tu entrenamiento? ¿No sabes en qué consisten? Hoy te hablamos de los beneficios de hacer Burpees y de su ejecución paso a paso.

La fuerza, la resistencia y la coordinación son algunas de las capacidades que se trabajan haciendo Burpees. Este ejercicio tiene origen en el entrenamiento militar de EEUU en la década de los treinta. Se ideó como ejercicio de alta intensidad en busca de la mejora de la resistencia cardiovascular y muscular de los soldados. A día de hoy, sigue formando parte de las rutinas de los cuerpos militares por su intensidad y sus evidentes resultados.

Beneficios de hacer Burpees

Implica la musculatura general, incluyendo grupos musculares grandes y otros más pequeños. De esta manera no es necesario compensar el trabajo con otros ejercicios, ya que no se centra en un grupo muscular en concreto.

Quema muy significativa de calorías que promueven una pérdida de peso satisfactoria y evidente.

Se trata de un ejercicio de alta intensidad que acelera el metabolismo y permite el gasto calórico, incluso, después de realizar la actividad.

Mejora la coordinación y los reflejos e incrementa la agilidad y funcionalidad tras poco tiempo de práctica.

Favorece la salud cardiovascular y pulmonar, siendo un excelente ejercicio para el sistema respiratorio y reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades asociadas a un mal estado del sistema cardiovascular.

Estimula la circulación sanguínea mejorando el estado de problemas asociados, como la aparición de varices o la sensación de pesadez.

Tonifica y fortalece la musculatura, mejora la postura corporal y estiliza la figura.

Reduce la presencia de celulitis mejorando la apariencia de las zonas más afectadas.

Muy apropiado como ejercicio funcional que permite una gran mejora del rendimiento e independencia en el día a día.

¿Cómo se hacen?

Desde posición vertical con los pies separados a la anchura de los hombros, bajamos a sentadilla tocando el suelo con las manos.

Después, sin mover las manos, impulsamos los pies hacia atrás y nos colocamos en posición de plancha. Debemos tener en cuenta crear una línea recta desde los pies hasta la cabeza.

En esta posición procederemos a realizar una flexión de pecho.

Tras realizar la flexión de pecho impulsamos de nuevo los pies hacia la posición inicial y realizamos un salto empleando toda la potencia posible.

Este sería un burpee clásico. En función de la capacidad física de la persona que lo realiza, podrían realizarse una serie de variaciones. Si alguien no está preparado para hacerlo tal cual podría, por ejemplo, obviar la flexión de pecho. Si por el contrario se quiere añadir intensidad, una opción sería alzar las rodillas al pecho en el salto. Como ves cualquier ejercicio es susceptible a ciertas modificaciones que lo hagan posible. La mejor parte de cualquier entrenamiento es notar el progreso y la evolución. ¿Te animas?