fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

¿Cuáles son los beneficios de entrenar la fuerza?

Estamos ante una población cada vez más consciente de la importancia del deporte en la salud integral. Sin embargo, dentro de este campo, sigue habiendo cierto desconocimiento acerca del tipo de actividad que conviene para algunos determinados objetivos. Y es que todavía hay quienes piensan que el entrenar fuerza es para un grupo concreto de personas. Nada más lejos de la realidad y hoy te contamos por qué. ¿Sabes cuáles son los beneficios de entrenar la fuerza? Y, sobre todo, ¿eres consciente de que, de forma general, cualquier persona puede hacerlo con independencia de su edad o condición física? ¡Hablemos de ello!

¿Es tan importante entrenar la fuerza?

Una buena salud es aquella que logra el bienestar, tanto físico como mental, y permite vivir la vida con una calidad óptima. Para lograrlo, es necesario cumplir con una serie de hábitos que conformen toda una rutina saludable. Este concepto abarca desde la alimentación, hasta las relaciones sociales, pasando por el descanso y, cómo no, la actividad física. Esta última alberga diferentes puntualizaciones en sí misma. Y es que una persona puede considerarse activa porque camina mucho o practica actividades cardiovasculares y, por ello, concluir que lo tiene todo hecho en este sentido. Si bien es cierto que mantenerse activo y trabajar actividades de cardio es fundamental para la buena salud general, reservar como mínimo tres días a la semana para trabajar la fuerza es igualmente imprescindible.

Hay muchas personas que desconocen los beneficios de entrenar la fuerza y que, además, creen que determinadas poblaciones no pueden hacerlo. Pensar en trabajar con pesas es, para muchos, cosa de personas, especialmente hombres, supermusculadas al más estilo culturista. Lejos de esta creencia, cualquiera a partir de cierta edad puede trabajar la fuerza teniendo en cuenta, únicamente, hacer ejercicios adaptados a las condiciones y circunstancias particulares. Entonces, ¿es cierto que las personas a partir de los cuarenta, cincuenta o sesenta, que no han entrenado nunca, pueden optar a entrenar la fuerza? Rotundamente sí. ¿Cómo? Teniendo en cuenta sus necesidades y acoplando la práctica a estas.

Beneficios de entrenar la fuerza

Una adecuada composición corporal, con la suficiente masa muscular, refuerza el sistema inmune.

Al reforzarlo, previene el desarrollo de enfermedades y puede combatirlas mejor una vez han aparecido.

El entrenamiento de fuerza mejora la densidad ósea, reduciendo el riesgo de sufrir osteoporosis.

Unos músculos trabajados optimizan la postura corporal y previene lesiones y dolencias asociadas.

Evita y disminuye la flacidez, tonificando la musculatura y mejorando la apariencia física.

Permite una mayor protección de las articulaciones, cuidándolas y evitando posibles fracturas.

Favorece el correcto rendimiento deportivo, mejorando las capacidades en prácticamente cualquier área.

Una musculatura fortalecida mantiene los órganos internos en su posición correcta, favoreciendo la correcta respiración o regularizando el tránsito intestinal entre otros.

Conforme aumentamos la masa muscular, aumenta el metabolismo por lo que se queman más calorías, incluso en reposo.

Dota de una mayor capacidad de estabilidad y permite mantener unas óptimas habilidades con el paso de los años.