fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

Beneficios de comer fruta habitualmente

Seguro que no es la primera vez que escuchas hablar sobre la importancia de comer fruta. Estamos acostumbrados a que nos digan que hay que consumir ciertas porciones al día, pero mucha gente no conoce el motivo por el cuál debería hacerlo. ¿Resultado? Dejan de lado este importante aspecto y se pierden por el camino multitud de aportaciones positivas por falta de conocimiento. Hoy queremos aclararte algunas dudas y hablarte de los beneficios de comer fruta habitualmente. Seguro que de esta manera te queda mucho más claro y no lo olvidas a partir de ahora. ¡Toma nota!

Comer fruta a diario, ¡fundamental!

La fruta es una parte muy importante a la hora de construir una alimentación equilibrada que contribuya a un buen estado de salud. Consumir una cantidad adecuada promueve el correcto funcionamiento del organismo y nos hace sentir enérgicos y vitales. Generalmente se habla de cinco piezas diarias aunque la OMS (Organización Mundial de la Salud), por su parte, habla de un consumo de frutas y verduras superior a 400 g al día. Debes recordar que una alimentación con una presencia baja o inexistente de frutas, se relaciona con problemas de salud y con el desarrollo de ciertas enfermedades.

Existen diferentes motivos que llevan a ciertas personas a desecharla de su alimentación. Les cuesta comerla, no saben cómo prepararla, no les gusta, optan por alternativas menos saludables, no encuentran el momento… Sea cual sea tu caso, es importante que sepas que los beneficios de comer fruta habitualmente son muchos y muy importantes. Sin duda, merece hacer un esfuerzo y modificar las creencias que te estén llevando a no consumirla regularmente. A continuación desgranamos algunos de sus beneficios y seguro que, después de leerlos, deseas prepararte un delicioso, colorido, nutritivo, enérgico y saludable snack con fruta.

beneficios de comer fruta

Beneficios de comer fruta habitualmente

  1. Las frutas tienen propiedades antioxidantes que protegen nuestro cuerpo frente a los daños ocasionados por los radicales libres. De esta forma, reducen el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades y previenen el envejecimiento. La manera en que nos cuidamos desde el interior se manifiesta en el exterior. Una dieta equilibrada con presencia de antioxidantes nos proporciona una mayor luminosidad en la piel y nos rejuvenece en todos los sentidos.
  2. Suponen un importante aporte de vitaminas imprescindibles para que el organismo pueda cumplir normalmente con sus funciones. Consumir fruta es una manera excelente de evitar déficits en este sentido que puedan derivar en el desarrollo de dolencias. Si, además, consumimos la fruta de temporada, nos aseguramos un mayor aporte nutritivo, ya que esta se encuentra en su mejor momento y nos ofrece todo su sabor, aroma y color.
  3. Las frutas contienen minerales en una cantidad considerable, fundamentales para un óptimo estado de salud. El calcio, potasio, hierro, magnesio… son algunos de los minerales presentes en las frutas y que necesitamos para mantenernos sanos.
  4. Las frutas contienen una alta dosis de fibra que favorece un tránsito intestinal regular y favorece la salud digestiva de forma general. Es muy recomendable consumirla en periodos de estreñimiento, ya que contribuye a aliviar los síntomas y recuperar el bienestar.
  5. La fruta tiene efecto saciante a causa de su contenido en fibra, por lo que es muy recomendable como snack saludable. Si eres de esas personas que picotea entre horas y te cuesta llevar una regularidad en tu dieta, la fruta puede ser tu arma más poderosa.

Otros beneficios de comer fruta habitualmente

Están compuestas en un elevado porcentaje de agua, por lo que dispone de propiedades diuréticas que combaten la retención de líquidos y nos ayuda a eliminar sustancias de desecho del organismo.

Su contenido en agua le otorga un poder hidratante muy necesario para nuestro cuerpo, contribuyendo a una correcta hidratación diaria.

La fruta forma parte de una dieta saludable y equilibrada que promueve un estilo de vida sano, alejando estados de sobrepeso y obesidad y abogando por una vida activa.

Cuida la salud cardiovascular, refuerza el sistema inmune y favorece una ingesta diaria de ciertos nutrientes esenciales para el normal funcionamiento del organismo.