fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

Consejos para aliviar las piernas cansadas

Llega el verano y con el calor muchas personas pueden experimentar sensación de piernas cansadas. Aunque son diversas las causas que provocan estas molestias, hay ciertos hábitos que pueden resultar muy útiles para reducirlas. Hoy te damos algunos consejos para aliviar las piernas cansadas que, seguro, te sirven ¡y mucho!

Cuestiones hereditarias, una vida sedentaria, una alimentación mediocre, pasar mucho tiempo en la misma postura, el sobrepeso o problemas circulatorios, podrían dar lugar a molestias en las piernas. Estas se experimentan a través de pesadez, hormigueos, presión, cansancio, hinchazón, picor o, incluso, calambres. Aunque no tiene por qué evidenciar un problema de salud de gravedad, es recomendable que si lo padeces de forma intensa, tanto de manera frecuente como en casos puntuales, consultes con un especialista que pueda descartar otras causas.

Por lo general, el aumento de las temperaturas puede propiciar la sensación de piernas cansadas, dificultando el desempeño de nuestras tareas y suponiendo una carga para nuestro cuerpo. Hay diferentes hábitos que pueden mejorar la situación de manera efectiva, favoreciendo el bienestar físico y contribuyendo a tu productividad y rendimiento diario.

Tips para aliviar las piernas cansadas

Piernas arriba para aliviar las piernas cansadas

Si al terminar tu jornada empiezas a notar molestias en las piernas como pesadez o hinchazón, ¡que no cunda el pánico! Especialmente si pasas demasiadas horas en la misma posición, ya sea de pie o sentados, es probable que experimentes ciertos síntomas. Tumbarte y elevar las piernas, apoyándolas en la pared, estimula la circulación y reduce notablemente las molestias. Si lo tomas como hábito diario al llegar a casa, sentirás una mayor ligereza.

¿Muchas horas en la misma postura? ¡DALE AL PAUSE!

No obstante, si te ves obligado/a a pasar muchas horas en la misma posición, deberías acostumbrarte a levantarte y movilizar el cuerpo cada hora, aproximadamente. Ponte de pie, camina, realiza ejercicios de movilidad articular de forma desenfadada y no permitas que tu cuerpo sufra las consecuencias del sedentarismo involuntario. Si cumples con este hábito, las sensaciones de piernas cansadas al llegar a casa no serán tan molestas o, incluso, llegarán a desaparecer.

Haz ejercicio sí o sí, ¡no hay excusas!

No es cuestión de que te guste o no entrenar, es que se trata de una necesidad y una responsabilidad con tu cuerpo. No vale exigir que este responda a todas nuestras demandas si, por otro lado, no lo estamos trabajando, movilizando y, en definitiva, atendiendo. Tanto si vas al gimnasio como si entrenas en casa encuentra tu motivación para entrenar. Si no puedes por el motivo que sea, sal a disfrutar de una larga caminata (con descansos) que te permita cubrir con la actividad mínima recomendada.

Duchas de agua fría, remedio mágico

Finaliza tu ducha con unos minutos de agua fría. Esto no solo favorece la circulación y contribuye a aliviar las piernas cansadas, sino que aporta grandes sensaciones posteriores de bienestar. Si te cuesta ducharte con agua fría, al menos, aguántala unos segundos sobre las piernas. Las duchas de contrastes frío- calor también resultan muy beneficiosos. No vayas a lo loco si no estás habituado/a, ¡pero tampoco con miedo!

Masajes ascendentes

Al finalizar la ducha, masajea tus piernas con movimientos circulares y ascendentes. Puedes ayudarte de algún aceite natural o de crema con efecto frío, que potenciará todavía más el objetivo de lograr unas piernas ligeras. No te saltes este paso y comprobarás no solo cómo mejoran los síntomas, también el estado y apariencia de la piel, así como la reducción de la retención de líquidos y la celulitis.

Hidrátate lo suficiente

Asegúrate de estar consumiendo el agua suficiente a lo largo del día. En verano nuestras necesidades aumentan y no debemos obviarlas. Si te cuesta beber agua, opta por incluir zumos naturales, batidos de fruta, caldos vegetales (déjalos enfriar) o infusiones frías. Asegúrate de estar atendiendo este aspecto, ya que contribuirá a una correcta circulación sanguínea y a aliviar las piernas cansadas.

Ropa cómoda para aliviar las piernas cansadas

Aprovecha el verano para vestir prendas fresquitas y holgadas. Llevar ropa muy ceñida que oprima el cuerpo, dificulta la correcta circulación sanguínea y puede ocasionar, entre otros síntomas, la sensación de pesadez en las piernas así como su inflamación. ¡Acomódate y disfruta!