fbpx

Por favor, añade tu primer artículo a la lista de deseos

4 Tips para aliviar las agujetas

Sabemos a ciencia cierta que el ejercicio físico frecuente es un pilar fundamental para una buena salud. Y es que estar activos y dotar de movimiento al cuerpo nos permite enfrentar el día a día con bienestar y ánimo. Sin embargo, practicando actividad deportiva nos exponemos a la aparición de las temidas agujetas que, aunque nada graves, pueden resultar muy molestas. Hoy te damos algunos tips para aliviar las agujetas y estar a tope lo antes posible. ¡Presta atención!

No vamos a ser nosotros quienes te neguemos que las agujetas pueden ser realmente incómodas. Estas aparecen cuando entrenamos de una forma muy intensa, cuando retomamos la actividad o implicamos músculos que no solemos trabajar con frecuencia. Las sensaciones molestas pueden aparecer en torno a las 24 horas posteriores aunque su pico de intensidad suele ser transcurridas 48- 72 horas. Aunque de manera general no presentan gravedad, el grado puede variar, llegando a experimentarse de forma leve o con verdadera e incapacitante intensidad. Si tienes dudas sobre si tu molestia es consecuencia de las agujetas o de algo más grave, no dudes en acudir a un especialista antes de continuar con tu actividad.

A continuación, te damos algunos tips que pueden servirte de mucha ayuda para aliviar las agujetas, tanto para prevenirlas como para tratarlas una vez aparecen y volver a estar a tope lo antes posible. Aun así, recuerda la importancia de escuchar el cuerpo y permitir su óptima recuperación.

hacer ejercicio para aliviar las agujetas

4 Tips para aliviar las agujetas

Una de las maneras más eficaces para prevenir la aparición de agujetas, es destinar en torno a 10-15 minutos a estirar tras la actividad. Este tip cobra especial importancia si has retomado la actividad física o si has empleado partes de la musculatura que no sueles implicar habitualmente. Estirar además de devolver el cuerpo a la calma, permite que el músculo pueda recuperarse correctamente y combate así la aparición de esas agujetas tan intensas que nos limitan y nos molestan.

Las duchas de agua fría o de contrastes tras la actividad física, puede ser un remedio muy efectivo para aliviar las agujetas. No es necesario que estés mucho tiempo bajo el agua fría. Basta con aguantar unos segundos y notar cómo se relaja tu cuerpo y se reduce el dolor. Si optas por las duchas de contrastes, varía la temperatura de caliente a frío en repetidas ocasiones por todo el cuerpo. Esto ayuda a activar la circulación sanguínea y a disminuir las molestias.

Generalmente no es necesario que detengas tu entrenamiento por la aparición de agujetas. Si estas son leves, notarás cómo desaparecen tras un breve calentamiento previo al ejercicio. Si son moderadas, convendría que trabajases una zona diferente u optaras por actividades como la natación, el pilates, el yoga o caminar hasta que sientas que tu cuerpo se ha recuperado. Si, por el contrario, son incapacitantes, permítete descansar y, entonces sí, retomar la actividad cuando estés en perfectas condiciones.

El descanso es otro de los grandes pilares fundamentales de un estilo de vida saludable. Si ya deberías dormir las horas recomendadas habitualmente (en torno a ocho horas), cuando tienes alguna molestia o dolor todavía más. Y es que durmiendo permites resetear tu cuerpo y mente en todos los planos y favorecer así la regeneración muscular.